Sensibilidad Dental: ¿Qué es y Cómo Disminuirla?

sensibilidad dental
6 min lectura

Es normal que en algún momento hayas sentido sensibilidad dental pero no tengas idea por qué. El consumo de ciertos alimentos puede ser un factor, al igual que malos hábitos de higiene y el estado de salud general.

 

Esa sensación aparece principalmente cuando hay deficiencia de esmalte dental o cuando las encías se retraen.

 

Descubre qué te podría estar causando la sensibilidad dental, para que puedas tomar medidas mientras programas tu visita al odontólogo. La siguiente información también te ayudará para controlar o eliminar malos hábitos.

 

DESCARGA GRATIS EL EBOOK: Medidas Bucodentales esenciales para tener una mejor salud en general - Coomeva Salud Oral

 

¿Qué es la sensibilidad dental?

 

La sensibilidad dental es un dolor agudo y transitorio en las piezas dentarias (puede reflejarse hasta las encías), como respuesta ante ciertos estímulos externos. Es usual que se le describa como hipersensibilidad dentinaria.

 

Si sufres de sensibilidad dental es señal de un daño en tus dientes o encías que debes atender cuanto antes.

 

Esto ocurre cuando existen ciertas condiciones que exponen el área nerviosa de tus dientes. Las explicamos a continuación:

 

  • Desgaste del esmalte. El esmalte es la capa más externa y dura del diente. Su función es proteger la dentina y el interior de la pieza dentaria provista de nervios. 
  • Retracción de las encías. La raíz del diente queda expuesta al medio externo al perder la protección que le ofrecía el hueso y la encía. 

 

 

A continuación explicaremos en detalle qué causa estas dos condiciones generadoras de sensibilidad dental.

 

Causas frecuentes de la sensibilidad dental

 

Esmalte dental desgastado

 

Al sufrir un desgaste del esmalte dental, la segunda capa de la pieza dentaria queda expuesta a agentes externos

 

Esta segunda capa es la dentina, compuesta por tubos microscópicos llenos de líquidos y fibra. 

 

Estos túbulos llegan a las terminaciones nerviosas del diente y ante ciertos estímulos el contenido se mueve, provocando un pinchazo o dolor agudo momentáneo.

 

Un cepillado agresivo junto a otros factores pueden generar desgaste del esmalte del diente.

 

Si tienes desgaste del esmalte, las temperaturas muy altas o muy bajas causarán dolor. También alimentos muy ácidos o dulces, productos de higiene bucodental o medicamentos cuyos componentes activen la respuesta del nervio dental.

 

Entre las causas del desgaste dental están:

 

Causas frecuentes de la sensibilidad dental
Foto referencial de Shutterstock.

 

Caries

 

Los malos hábitos de higiene oral crean un ambiente propicio para el crecimiento de bacterias. Esto mantiene un ph muy ácido sobre los dientes que debilita su estructura. También, ciertos medicamentos o el síndrome de boca seca pueden provocar caries, causantes de dolor en los dientes.

 

Trauma o bruxismo

 

La fisura o fractura del diente expone la parte nerviosa del mismo, generando sensibilidad dental. Dependiendo del grado de afectación de la fractura puedes presentar dolor. Al igual que estas, rechinar o apretar los dientes desgasta la pieza dentaria.

 

Cepillado agresivo

 

Si utilizas un cepillo de cerdas duras y te cepillas ejerciendo excesiva presión, podrías desgastar el cemento dental de la raíz y el esmalte. Una mala técnica de cepillado daña el esmalte y puede provocar la retracción de las encías.

 

Blanqueamientos dentales

 

Estos productos contienen agentes blanqueadores que son abrasivos y desgastan el esmalte.

 

Encías retraídas

 

Las encías retraídas dejan al descubierto el cuello de las piezas dentarias donde el esmalte es más delgado; lo que aumenta la sensibilidad. 

 

La inflamación de encías de manera recurrente provoca su retracción, lo que expone la parte sensible de tus piezas dentarias a los estímulos externos que causan molestia o dolor.

 

Tal como ocurre con el desgaste dental, las encías retraídas exponen los túbulos dentinarios, que conectan con el tejido nervioso.

 

Entre los factores que causan esta condición están:

 

  • Usar cepillo dental de cerdas duras. Cepillarse con rudeza los dientes puede generar inflamación continua de los tejidos blandos.
  • Higiene bucodental deficiente. La acumulación de placa puede dar origen a enfermedades periodontales. Lo que en principio puede ser una inflamación leve de encías puede terminar en periodontitis.
  • Tabaco. Aumenta las posibilidades de retracción de las encías.
  • Productos de higiene dental. Ciertos enjuagues bucales que contienen alcohol irritan las encías y generan sensibilidad. El uso habitual con el tiempo podría provocar la retracción de encías.

 

¿Cómo disminuir la sensibilidad dental?

 

Cómo disminuir la sensibilidad dental
Foto referencial de Shutterstock.

 

La acción más acertada cuando presentas sensibilidad dental es acudir con tu odontólogo. El especialista determinará las causas e indicará el tratamiento más idóneo.

 

Como pilar preventivo, debes aplicar una buena técnica de higiene oral, utilizando un cepillo de cerdas suaves y usar seda dental, tres veces al día. 

 

Es importante incluir una crema dental con flúor, ya que ayuda a remineralizar el esmalte dental.

 

Siempre debes darle importancia a las visitas de control con el odontólogo, para prevenir el desarrollo de afecciones o enfermedades bucodentales.

 

Dicho esto, para reducir los episodios de sensibilidad dental, mientras eres evaluado por el profesional dental, te recomendamos:

 

  • Evitar las bebidas gasificadas, caramelos o dulces muy azucarados.
  • Controlar la ingesta de alimentos ácidos o cítricos como el vinagre, el limón o el tomate. 
  • Utilizar crema dental formulada para la sensibilidad disponible en supermercados y farmacias ayuda a remineralizar el esmalte dañado (siempre con la orientación del odontólogo). En el consultorio existen procedimientos a base de flúor, para fortalecer el esmalte y la dentina de las zonas debilitadas del diente.
  • Evitar rechinar los dientes o hacer ejercer mucha presión en ellos. Es usual que en situaciones de estrés tiendas a hacerlo, por lo que debes buscar técnicas que te permitan relajarte. Este hábito también puede deberse a factores que escapan de tu control, de ahí que sea necesario la valoración médica. 

 

ebook-5-Principales-consejos-para-obtener-unos-dientes-mas-blancos-y-una-sonrisa-perfecta

 

Conclusión

 

Si notas que tus encías están retraídas, consulta a la brevedad con tu odontólogo para obtener un diagnóstico adecuado y evitar que se agrave la situación.

 

De igual forma, si adviertes que tienes hábitos que causan molestias o dolor evalúate con un profesional dental para que pueda abordarse el problema. 

 

Si eres de morder objetos duros, masticar hielo, rechinar los dientes o ejercer mucha presión con la boca cerrada, puedes aplicar correctivos. 

 

También podrías requerir de una placa de bruxismo para usar por las noches al dormir. Esto evitará el desgaste de tus dientes y daños en la musculatura oral.

 

Ten en cuenta que estos problemas pueden afectarte de por vida. Cuando sufres un importante desgaste del esmalte, tu diente pierde la protección. Existen soluciones estéticas pero lo más importante es cuidar la funcionalidad.

 

Una dieta balanceada y la atención oportuna ante la sensibilidad dental permitirán revertir esa molestia.

 

La condición de tu salud oral es importante. Si estás evaluando la mejor manera de proteger y cuidar tu salud bucodental, conoce los programas odontológicos de Coomeva Salud Oral.

 

Tendrás amplias coberturas, estamos en todo el territorio nacional,  y con el Programa Dental Elite garantizas la orientación especializada y atención oportuna con nuestros más de 800 profesionales odontológicos de todas las especialidades. 

 

Si te gustó este artículo te puede interesar:

 

Importancia de la salud oral en tratamientos dentales estéticos

¿Por qué ir regularmente al odontólogo?

En qué consiste la higiene oral. Beneficios

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest